Tiene un sabor muy agradable y que no solemos asociar con el verano, pero nos ha sorprendido muy gratamente. 

Tanto la naranja como la canela favorecen la digestión. La naranja es antioxidante y contiene calcio, magnesio, betacaroteno, ácido fólico, fósforo, potasio, cobre, zinc, ácidos málico, oxálico, tartárico y cítrico. La canela es una fuente natural de vitamina K, hierro, fibra dietética, calcio y manganeso, además de mejorar el ritmo del metabolismo. 

Para hacerlo un vaso grande tenemos que partir una naranja en rodajas, y las rodajas en cuartos. Espolvoreamos la canela en la naranja y lo dejamos reposar unos 5 minutos. Llenamos el vaso con agua y hielo, añadimos la naranja y lo dejamos reposar en la nevera mínimo media hora. ¡Anímate a probarlo!

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *